Crónica de la visita guiada al planetario de la Casa de las Ciencias

Publicado por a 20 diciembre, 2016

Por Javier Novelle

En la visita a la Casa de las Ciencias nos comentaba Juan José Galán en su crónica, que «La Casa de las Ciencias era uno de los emblemas más apreciados de nuestra ciudad» y podemos decir que dentro de ella el Planetario puede ser su buque insignia.
En esta ocasión, el sábado 10 de diciembre, nos reunimos, unos cuantos «amigos» para realizar la visita al Planetario. De la mano de Marcos Pérez Maldonado director ténico de la Casa, fuimos introducidos en el «antro» donde se realiza la proyección y una vez sentados comodamente, Marcos pasó a situarnos en ese «espacio»
Por él hemos sabido que las proyecciones se realizan con dos proyectores digitales los cuales con algunas limitaciones de precisión, permiten proyectar tanto estrellas como planetas y otras muchas acciones técnicas que le dan una dimensión muy espectacular.
Alli queda también, el proyector analógico, del cual no piensan desprenderse, que permite una proyección de estrellas mucho mas precisa. Una nota de nostalgia, se asoma en sus explicaciones.
Finalizadas las precisiones técnicas, Marcos nos propuso una hoja de ruta que nos pareció muy interesante y a ella nos ceñimos.
Lo primero fué situarnos en los puntos cardinales del Planetario y de precisarnos que el sol no sale por el este ni se pone por el oeste, dado que su posición de salida y de ocultación varia en función del tiempo. Nos aclaró como esta precisión influye en las estaciones. Por ello en el verano el sol esta mas alto, calienta mas y los dias son más largos. Lo contrario ocurre en invierno ya que el sol sube menos en el horizonte del medio día.
A continuación nos fuimos, lentamente, a la noche y en ella pudimos ver: la Estrella Polar, el carro de la Osa Mayor y haciendo un ejercicio de imaginación otras constelaciones. Tuvo la deferencia para aquellos que teniamos menos imaguinación, de colocarnos dibujos que aclaraban mas el nombre de otras constelaciones.
De aquí, en un viaje de unos cinco mil kilometros, subimos al Polo Norte para contemplar su cielo. Pudimos apreciar que las estrellas de ese cielo giran como todos, pero son siempre las mismas, no se producen ocultaciones. Giran sobre el eje que pasa por la Estrella Polar, que está en el punto mas alto de la bóveda celeste.
Nos apetecia ir hasta Marte y allí nos fuimos. Supimos algunas características interesantes, como que tenia muy poco atmósfera lo que nos permitia ver su superficie; que en otro tiempo debió de contener mucha agua… y ya puestos nos marchamos hasta Saturno a ver sus anillos y enterarnos porque son tan finitos, solo unos centenares de metros.
Para finalizar y con el cielo del dia en que estabamos y utilizando el proyector analógico, tuvimos un momento relax con música de fondo hasta nuestro amanecer.
Finalizado el acto, aprovechamos nuestra posición en altura para ver la ciudad desde la cúpula del Planetario.
Una mañana muy interesante y didactica y agradeciendo a Marcos su tiempo y sus explicaciones, nos despedimos de «nuestra» Casa de las Ciencias.

CreativeQuico