Crónica de la visita al museo de arte contemporáneo de Corme

Publicado por a 19 septiembre, 2017

Por Susana Suárez Doval

 

El sábado 9 se septiembre salimos en varios coches desde la explanada del Acuario, como ya es costumbre, en dirección a la villa marinera de Corme. Aunque el color del cielo era gris y amenazaba lluvia, finalmente despejó y un hermoso sol iluminó sus acantilados batidos por las olas en donde se dan los mejores percebes del mundo.
En esta ocasión visitamos el Museo de Arte Contemporáneo Costa da Morte. Una idea filantrópica de la coruñesa Cristina Torre Cervigón, viuda del pintor gallego Julio Pujales, que nace para dar a conocer la obra de su marido a través de la Fundación Torre-Pujales.
Tras nuestra habitual parada en el “Café Bar Casino”, nombre puesto porque el edificio de la fundación fue antaño un casino, ya que su importante puerto pesquero, generaba gran cantidad de dinero. Allí nos encontramos con Encarnación Pisonero, una guía sin duda excepcional que vivió de primera mano todas las ilusiones y dificultades del proyecto.
El edificio es en sí una joya y alberga piezas mayoritariamente de pintura de artistas contemporáneos como Colmeiro, Eduardo Arroyo o Laxeiro entre otros, aunque también encontramos sorprendentes esculturas, fotografías y piezas internacionales. Lo que más me sorprendió fue la escalera metálica colgada que parece una escultura, la original terraza con una pirámide acristalada de 18 caras y un cuadro colocado en una esquina que era reversible.
A pesar de ser declarado oficialmente en 2006 de interés cultural gallego, actualmente está cerrado por falta de apoyo institucional, lo que no deja de ser una pena ya que un museo de esta categoría podría ser un faro de luz para la creatividad en plena Costa da morte.
Finalizo con una frase de que dijo Encarnación:
“El arte ayuda a crecer y da un poco belleza al mundo corrupto en el que vivimos”

 

 

CreativeQuico