Crónica de la visita al Museo da Minería y al Museo do Moucho, en Cerceda

Publicado por a 22 febrero, 2016

Dentro de la actividad que todos los meses desarrollamos y que hemos titulado «Recorriendo los museos…» a las 10 de la mañana de un sábado nublado, lluvioso y frío, nos reunimos en la explana del Aquarium Finisterrae los diez intrépidos y osados viajeros que, decididos a desplazarnos a la localidad de Cerceda, teníamos como misión visitar dos museos: Museo de la Mineria de As Encrovas situdo en la antigua estación de tren de Meirama y el Museo do Moucho que esta ubicado en el centro del pueblo de Cerceda, un poco mas arriba del Ayuntamiento.
A las 10.30 estabamos frente al ayuntamiento tomándonos el cafetín de rigor, antes de afrontar la primera visita. Acabado el mismo nos dirigimos a la antigua estación de tren y allí estaba la señora concejala de cultura esperandonos. Realizadas las presentaciones de rigor nos enteramos todos que su nombre es: Beatríz Rodríguez. Buena persona, atenta y que se desvivió en todo momento por hacernos las visitas lo mas amenas y agradables posibles.
Dentro del museo fuimos informados que el mismo se construyó en honor de todas las personas que hicieron posible el bienestar del pueblo a raiz del montaje de la central térmica de Meirama como consecuencia del descubrimiento de una bolsa de lignito «gris» que podia tener un gran valor para la producción de energía eléctrica. Eran tiempos en los que existia un gran deficit de energía en nuestro país.
La figura central es el cura Valcarce, hombre inquieto y leido que ayudó a los vecinos a reivindicar sus derechos frente a las empresas explotadoras.
Además, en esa planta de museo, se hace un recorrido por los diferentes tipos de carbones, su explotación, la situación y forma de la mina de cielo abierto, el aprovechamiento de ese lignito en la central y la recuperación, una vez cerrada la mina, del entorno tratando de dotarlo del atractivo que tenía antes de su explotación.
Destacar la buena rehabilitación de la vieja estación. Y una vez finalizado el intercambio de ideas entre los asistentes y Begoña, nos dirigimos al museo del Moucho.
Este museo está situado en el centro de mayores de la localidad. Concretamente en el segundo piso del edificio. Llegados al mismo, nuestra sorpresa fué inmensa dado que ninguno de nosotros nos esperabamos lo que teníamos ante nuestros ojos.
Estan expuestos y catalogados mas de 5.333 mouchos. Las paredes están recubiertas de paneles explicativos sobre los diferentes mouchos, sus características, los dichos y creencias populares y su desmontaje. Además debajo de cada panel de cada tipo de moucho tenemos un pedestal que puede ser pulsado para escuchar cuales son los sonidos que emiten. Tiene una sala donde reunen a los niños de los centros y a nivel visual y teatrero les explican la importancia de los mouchos. Hacen concursos familiares de construcción y diseño de mouchos, etc.
En fin todo un despliegue de actividades que estamos seguros son la delicia de los mas pequeños e incluso de los mayores. que como nosotros, tienen inquietudes por saber y conocer.
Una jornada perfecta, ilustrativa y muy interesante.

MOUCHO

CreativeQuico