Crónica de la visita a los jardines de Méndez Núñez

Publicado por a 9 octubre, 2016

¿Quién dijo que los días lluviosos no son buenos para hacer visitas al aire libre? A veces estos son los mejores, hacen que podamos disfrutar de las cosas desde diferente perspectiva. Esto pasó aquel sábado 14 de mayo, un día en el que se nos ocurrió salir a la calle e ir a explorar un lugar que todos creemos conocido, pero en realidad es totalmente un extraño.
Mil historias se esconden tras tanto verde. Mucha alegría, tristeza, amor, pérdida, lucha… Nuestros amigos y amigas, algunos incluso centenarios, se recogen en uno de los jardines más antiguos de la ciudad, se cuenta que data de mediados del siglo XIX. Su origen proviene de la necesidad de regenerar la zona portuaria. Con el paso de los años será una zona donde los coruñeses celebrarán sus tertulias y paseos y poco a poco se irán construyendo memorables edificios como La Terraza o el Quiosco Alfonso.
Como todo en la vida, se han ido produciendo cambios. La vegetación ha ido creciendo a pasos agigantados, haciendo imposible que pueda enumerar todas las especies que allí nos podemos encontrar porque nos eternizaríamos. Magnolios, Arces, Olmos, Acebos, Pinos, Hayas… son unas pocas de estas joyas. También hemos dedicado pequeños espacios a grandes personajes de nuestra historia como Curros Enríquez, Daniel Carballo, Emilia Pardo Bazán, John Lennon, Eduardo Pondal, Castelo, Manuel Murguía o el propio Méndez Núñez al que se le homenajea con este gran jardín.
Es increíble como en pleno centro de la ciudad podamos encontrar este pequeño (o no tan pequeño) rincón, y que pase desapercibido por tantas y tantas personas que por allí pasan a diario. Después de esta visita, que debería ser obligatoria para todos, nunca vuelves a ver este lugar del mismo modo. Ahora ha dejado de ser un extraño.

Noelia Itoiz Calvo

mendez-nunez-3

CreativeQuico