Crónica de la visita a las minas de Touro

Publicado por a 10 octubre, 2016

Quedamos a las 9 en el aparcamiento del acuario, el pronóstico no daba lluvias, nos esperaba una fantástica visita a las minas de Touro.
Como es habitual paramos para tomar un café, allí nos reunimos con las dos personas que nos harían de guia.
La visita comenzó en un lugar elevado donde pudimos disfrutar de una vista general de la mina. No podíamos creer que nos encontrásemos en medio de un espacio degradado y contaminado por la explotación de sulfuros metálicos. Donde antes había un terreno árido y estéril veíamos ahora una extensa y frondosa vegetación. El agua hiperácida que antes contaminaba los ríos de la cuenca del Ulla se controla ahora con una barrera natural de plantas y suelos capaces de, a modo de filtro, neutralizar el efecto de acidez y toxicidad de los metales disueltos. La recuperación es asombrosa, como también lo fueron las explicaciones del catedrático en Edafología de la USD Felipe Macías Vázquez. Un hombre sonriente y amable que enseguida nos contagió su entusiasmo por su trabajo
Nos hizo una introducción sobre su investigación con “Tecnosoles” (tecno: tecnología + sol: suelo). Crean nuevos suelos, aprovechando todo tipo de desechos con los que elaboran el necesario para cada terreno en particular.
A continuación nos guió a través de la mina para apreciar de cerca los diferentes estados de recuperación
La visita, aunque se alargó más de lo esperado, supo a poco. Nos fuimos con la promesa de volver y ver la granja. Espero no perdérmela.

Manoli Méndez Baneira

touro

CreativeQuico