Crónica de la visita a la casa museo Casares Quiroga

Publicado por a 21 noviembre, 2015

El 14 de noviembre, la Asociación Amigos Casa de las Ciencias, realizó una visita a una de las “casas” que posee el ayuntamiento de A Coruña, que es quizás, la más desconocida, la casa museo de Santiago Casares Quiroga, situada en el número 12 de la calle Panaderas.
El museo en sí, no posee grandes piezas del costumbrismo y de la vida cotidiana de la época anterior a la II República, tal y como era de esperar. Y la razón es que la casa fue objeto de invasiones y saqueos por parte de las fuerzas nacionales, una vez caído su Gobierno.
La casa cuenta, actualmente, con una planta baja y tres pisos que tienen diferentes usos.
La planta baja está destinada a sala de exposiciones y, en su parte anexa, estaba ocupada, en su momento, por una oficina de farmacia, que compartía espacio con un magnífico zaguán en la entrada principal del inmueble.
Construido en madera y con unos bellísimos acabados, el resto de los pisos reproducen lo que debió ser la casa cuando estaba ocupada por la familia Casares Quiroga.
En la planta principal, se pueden contemplar documentos y fotografías de la época de la II República, que ayudan al visitante a situarse y a empatizar con los personajes del momento.
En las siguientes plantas, nos encontramos con diversas estancias. La que más destaca por su tamaño, su techo y sus acabados, es la de la biblioteca, donde el político tenía su despacho y una colección de libros muy valiosa, que desgraciadamente se perdió, al ser arrasada por las tropas rebeldes en 1936, y haber sido los libros, pasto de las llamas.
Hoy en día se conserva una réplica de la monumental librería tal y como debió ser en su momento, que nos da una idea de la cantidad de libros que allí se almacenaban.
También se puede visitar una estancia, que era la cocina, que posee todavía una antigua cocina bilbaína, con los muebles que en ella había, un cuarto de baño, que también nos ayuda a trasladarnos a otra época, y que da a una galería, a través de la que se accede a, probablemente, la joya del inmueble, un coqueto jardín particular y urbano, en donde descansa, sentado en un banco, una réplica de la figura de Santiago Casares Quiroga, tal y como solía hacer su alter ego de carne y hueso.
Una bonita escalera nos lleva al piso superior, que está dedicado a la hija del político, otra figura ilustre coruñesa, la actriz María Casares, gran dama de las artes escénicas francesas, que tuvo que abandonar la casa, para exiliarse junto a su padre, a la edad de 15 años y que nunca regresó a la tierra que la vio nacer.CAM03035-001

CreativeQuico