Crónica del viaje a Ponteceso y Laxe

Publicado por a 14 mayo, 2017

Por Javier Novelle

 

 

Este sábado 13 de mayo a las 9.30 estabamos en la explanada del Acuario dispuestos a dar un paseo por Ponteceso y Laxe.

El tiempo no era lo más animoso, amenazaba lluvia y la verdad es que llovió, pero… cuando parabamos a ver alguna cosa, la verdad sea dicha, nos respetó.

Bueno, a lo que íbamos. A la hora indicada nos pusimos en marcha en cuatro coches hasta Ponteceso. En la entrada del pueblo habíamos quedado con nuestro «guía» que nos esperaba tomando un café con su mujer.

Tomado el café reglamentario, nos encaminamos al Mirador do Faro. La recomendación del guía nos hizo subir al mismo. La verdad merecía la pena, tiene unas espectaculares vistas. Prácticamente todos subieron por las escaleras del «faro» para tener una mejor vista de toda la zona.

De ahí a Pedra da Serpe. Sorpresa para todos aquellos que no sabían de ella. Sorpresa y cábalas para tratar de entender que hace esa piedra ahí. Qué significado tiene o tenía y cual sería la razón por la que fué cristianizada colocándole una cruz encima. Ahí queda eso.

Continuamos el recorrido y después de pasar Laxe, tomamos dirección al faro; una vez avistado el cementerío dejamos los coches y bajamos a la Playa de los Cristales.

Que decir de ella. Sorprendente. «Arena» verde. Esta vista te hace reflexionar sobre la cantidad de basura que debió de vaciarse en la zona para que la acción del mar limpiase la misma y dejase solamente el resto sólido y roto de las botellas. Es decir de un hecho «negativo» para la naturaleza de la zona salió uno «positivo» que es la belleza resultante.

Esta belleza «justifica» el atentado ecológico?…. Tú mism@

 

CreativeQuico