Crónica de la experiencia durmiendo con Tiburones

Publicado por a 3 enero, 2018

Por Ana Seoane Cancelo

 

Los participantes y sus padres llegaron al Aquarium Finisterrae de A Coruña el día 22 de diciembre a las 20:00 h para comenzar su aventura nocturna en el museo. Los niños se dirigieron directamente a la sala Nautilus, donde monitores y participantes pasarían la noche. Es la sala más profunda del museo y cuenta con uno de los grandes atractivos del acuario: el tiburón Gastón, conocido por gran parte de los niños de A Coruña. Una vez en la sala, pudieron instalarse tranquilamente en el que sería su gran dormitorio común por una noche.
Las primeras actividades se desarrollaron en la sala Maremagnum, que por su gran tamaño es la zona del acuario más idónea para juegos dinámicos de presentación. Unos divertidos juegos permitieron conocernos todos, monitores y niños. A continuación, en esta misma sala, tuvimos la oportunidad de interactuar directamente con los animales: observamos la gran variedad de especies que habitan el acuario, los niños dieron de comer a unas crías de pintarrojas, jugaron con ellas metiendo las manos en la pecera, las acariciaron, etc. Por este contacto directo con los peces, esta fue la actividad preferida de la mayoría de los participantes.
Llegó la hora de la cena. Nos dirigimos a la cafetería del acuario, donde unas deliciosas milanesas de pollo con patatas y croquetas nos estaban esperando. Después de la cena vino la velada, que se desarrolló en la ya conocida sala Maremagnum. El juego consistió en una competición por equipos en el que debían acumular tarjetas de tortugas, cangrejos o peces. Para conseguir estas tarjetas, primero debían superar unas pruebas marcadas por los monitores (una adivinanza, cantar una canción, hacer un baile, etc.) y, una vez se hubieran hecho con una tarjeta, debían responder a la pregunta que figuraba en ella. Los chicos, para hallar esta respuesta, tenían que interactuar con los diferentes recursos de la sala, ya fuera leyendo un panel, fijándose en alguna pecera o escuchando una canción.
Al cabo de una hora de juego, nos reunimos todos, hicimos el recuento de tarjetas y proclamamos el equipo ganador. Ya casi era hora de irse a dormir, así que descendimos a la sala Nautilus a disfrutar de la última actividad de la noche. Uno de los monitores había preparado una canción para interpretar con su guitarra. La letra trataba sobre la actividad de Durmiendo entre Tiburones, del acuario, del tiburón Gastón, de los demás monitores… Los chicos pudieron participar bailando, riendo y cantando el estribillo que habían memorizado. Tras estos bailes, y una última visita a los servicios, era hora de meterse en los sacos de dormir.
A la mañana siguiente amanecimos a las 09:00 h y dejamos la sala ya recogida, porque pronto empezarían a llegar los primeros visitantes del acuario. Desayunamos en la cafetería y allí mismo realizamos la última actividad: el taller de manualidades. Consistía en la elaboración de una medusa de papel con tentáculos hechos de distintos materiales. De esta manera, los participantes pudieron llevarse un recuerdo de esta bonita experiencia en el Aquarium Finisterrae de A Coruña.

 

CreativeQuico