Crónica de la XXIII edición del día de la Ciencia en la calle

Publicado por a 28 junio, 2018

El XXIII es un buen número

Ya eran las 6.30 de la mañana y había que ponerse en marcha. Hoy teniamos que llevar a cabo la representación del XXIII Día de la Ciencia en la Calle. Teníamos que preparar el café para llenar el termo, nos esperaban, también, los churros y el chocolate que debíamos recoger para así poder desayunar en el Parque de Santa Margarita, más concretamente en el Centro Cívico, donde íbamos a instalar nuestra base de operaciones, como otros años, y donde nos iríamos reuniendo todo el equipo de colaboradores. Hasta allí nos dirigimos.

A las 7.45 ya estabamos en el parque. El camino hacia el centro cívico, nos mostró un parque abarrotado de jaimas, un paisaje blanco y relajante, nada que ver con lo que sería un poco mas tarde cuando los centros empezasen a llegar y a montar sus instalaciones y nada que ver con lo que sería en las horas punta por la afluencia de público. Se presentaba una jornada marcada por la presencia del sol, aunque algo fresquita.

Tomado el desayuno cada uno se fué incorporando a sus quehaceres. Cada uno puso en marcha su parcelita, su parte de un todo que al final haría funcionar las diferentes actividades programadas para hacer de ese Día algo inolvidable.

Todos estabamos atentos a los problemas que podían surgir o que nos indicaban los participantes, tratábamos de darles una solucción que permitiese al engranaje total seguir discurriendo por los cauces adecuados.

Se instalaron perfectamente todos los postes indicativos de las diversas actividades, se distribuyó perfectamente, o no tanto, los espacios ocupados en los soportales de la Casa de las Ciencias, se dió salida al pasacalles que se desplazaría hasta la plaza de Lugo para avisar a los viandantes de que la fiesta ya estaba en marcha.

La jaima de organización, presentaba unos mostradores muy adecuados, montados el día anterior, para poder llevar a cabo su cometido. Albergaba el almacen de regalos (cuya entrega este año tratamos de organizar mas adecuadamente, cosa que se consiguió), la información de palabra y sonora , además, del depósito y entrega de la bebida de los participantes,

Los inscritos en el juego: Cocacoleando fueron informados adecuadamente y se pusieron en marcha a su hora, al igual que la puesta en marcha de los diferentes juegos que esta año se presentaron.

De manera que mientras el parque empezaba a mostrar un gran movimiento de gente participante y «trabajadora» a las 11.00 en punto comenzó a sonar «IMAGINE» de John Lennon con ella se daba el pistoletazo de inicio de la fiesta, fiesta que no finalizaría hasta las 19.00 cuando esta canción volviese a sonar.

Este año la Rosaleda estaba espectacular. Tuvo una gran afluencia de público motivada por la gran cantidad de jaimas y centros alli instalados. En general, la fiesta, presentó los picos de afluencia de gente de todos los años, lo que pasa, según mi criterio, es que este año esos picos estaban más atenuados, tuvimos más público en prácticamente todas las horas.

Me gustó mucho poder ver por primera vez en la fiesta un@s artesan@s en este caso de cestería. Me agrado volver a ver a los magos moviéndose entre el público, llamando su atención con sus trucos y engaños. La Banda Municipal, como todos los años, echó el resto en una actuación expléndida y muy bien acompañada con la gran afluencia de público que la arropaba en al anfiteatro.

Contamos con la presencia destacada de el señor Alcalde y del concejal de las culturas además de Mariam directora del Muncyt y de la directora general de la Fecyt Paloma…

Me quedan muchas cosas en el tintero . Me quedan muchos sentimientos removidos con la experinecia un año más de este Día, pero en un evento así algo siempre se tiene o debe quedar.

CreativeQuico