Crónica de la visita a Taramundi

Publicado por a 23 mayo, 2019

Por Javier Novelle

Era un sábado, el ultimo del mes de abril, día 27, cuando a las 8.00 de la mañana nos fuimos juntando en la explanada del Acuario dispuestos a dirigirnos a Taramundi. Lugar mítico, pionero y muy reconocido dentro del turismo rural.

El día parecía pintar bien. Nuestro chófer David, nos vaticinó un buen viaje; tranquilo e instructivo sdado que disponíamos, como siempre, de prensa en el microbús.

Al hilo de lo anterior a alguien se le ocurrió comentar que debíamos aprovechar para reflexionar ya que al día siguiente tendríamos que votar en las Elecciones Generales que nos esperaban. Buena ocurrencia.

La llegada a Taramundi y más concretamente a tomar el café en La Rectoral fue cuando menos, sorprendente. Tuvimos que subir una buena pendiente; parecía que el microbús no podía pasar para subirnos, así que hicimos un esfuerzo y para arriba. Una vez allí nos esperaba un desayuno en toda regla. La sorpresa y contundencia del mismo nos hizo recuperar las fuerzas de cara al recorrido que teníamos por delante. Según se nos explicó, habíamos cambiado la posibilidad de un guía por esta sorpresa. Bueno, mala no fue.

Este viaje tenía como eje principal los museos de esa zona. Todos ellos relacionados con la forja de cuchillos y navajas que a través del turismo sustentan a estas gentes, además de los molinos de grano, muy importantes para la vida en los pueblos.

La primera visita se realizó al Museo Etnográfico de Esquios donde tomamos, una vez más, contacto con aquellos utensilios que al verlos, nos hacen mas viejos, ya que nos evocan tiempos pasados, buenos y malos. Finalizamos la visita con una demostración del trabajo en taller de forja. Un joven se esforzó en hacernos entender los entresijos de este oficio artesano.

A continuación nos fuimos a visitar el Museo Mazonovo. Instalación espectacular. Un encuentro con la Naturaleza. El día acompañaba y el recorrido exterior por todas las instalaciones de diferentes molinos de todo el mundo nos sirvió de relax para prepararnos para la comida que allí mismo degustaríamos: Fabada Asturiana, Truchas fritas con patatas fritas y arroz con leche.

Al Museo de la Cuchillería en Pardiñas nos fuimos después de unos momentos de descanso frente al café que en el restaurante nos sirvieron.

Lo más llamativo de este museo, aparte de lo ordenado y bien montadas sus instalaciones, es una navaja que está instalada en el jardín del museo. Navaja espectacular e impresionante por sus dimensiones y lo bien representada que esta.

La señora del museo, al finalizar el recorrido por el mismo, nos reunió en otra instalación que tienen anexa y nos estuvo explicando la realización, forja y montaje de una navaja. Explicación muy didáctica y muy detallada. ¿Cuántas explicaciones como la nuestra llevará realizadas la buena señora?

Como nos sobraba un poco de tiempo lo dedicamos al paseo por Taramundi con plano de la localidad que nos habían facilitado los organizadores. Ahí pudimos ver el Yacimiento arqueológico de Os Castros, recorrer sus calles y tiendas, además, de poder sentarnos en una terraza a tomar un refrigerio.

A la hora acordada nos volvimos para Coruña, finalizando así una jornada esplendida.

CreativeQuico