Crónica de la visita a Betanzos

Publicado por a 8 febrero, 2019

Salida a Betanzos

 

Por Javier Novelle

Digo «salida» porque queda aquí al lado además se convirtió en una salida muy especial por tres razones: la primera es que teníamos de guía a María Pardo, compañera de aventuras y de viajes; la segunda que las plazas de la salida se cubrieron muy rápido y la tercera y muy importante que nos acompañó el tiempo. Como curiosidad comentar que alguien nos había dicho que Betanzos no merecía la pena, que estaba muy visto. Casi acierta con la predicción dada la demanda.

Como siempre nos vimos en la explanada del Acuario, la guía también, y a la hora indicada. Nos dirigimos a nuestro destino, no sin antes hacer una parada cercana a tomarnos el cafetito de rigor.
El punto de reunión con los que desde Miño se dirigieron directamente a Betanzos, y primera visita, fue el santuario de As Angustias del siglo XVIII.  En cuanto al aspecto exterior deja mucho que desear, pero, una vez dentro, sorprende por su majestuosidad y la buena restauración realizada. Esta iglesia, que estamos cansados de ver por el exterior cuando pasamos
por la carretera, nos dejó sorprendidos en el interior.

Comenzabamos muy bien el viaje. Después de algunas dudas, nos dirigimos a la parroquia de San Martín de Tiobre. La iglesia que visitamos está en la cima del Castro de Tiobre y allÍ nos esperaba una señora que era la poseedora de la llave de entrada. Es una iglesia pequeña pero guarda algunas sorpresa al
visitante: dispone de un ábside distinto a los acostumbrados, unos capiteles curiosos y como curiosidad mayor la serpiente que aparece en la basa sur del arco triunfal, además de un soporte curioso de dicho arco y unos canecillos que cuando menos sorprenden.

De aquí nos fuimos al Museo das Mariñas. En este museo es alucinante la cantidad de cosas que presenta y el cierto caos que alberga. Son demasiados temas y demasiadas piezas las que allí se atesoran. Nuestra guía después de darnos las recomendaciones de rigor y de resaltar algunas piezas de mayor interés nos dejo hacer el recorrido por libre.

Después del «empacho cultural» María nos brindó un paseo por el Betanzos modernista haciendo paradas en aquellos puntos que ella consideraba de mayor interés. Finalizado este recorrido lo que correspondía era dirigirnos al restaurante Os Arcos a comer. La comida fue de nuestro agrado y la atención recibida excelente. Muy buen restaurante.

Desde el resturante nos dirigimos a pié hasta el Centro Internacional de la Estampa Contemporánea donde fuimos recibidos por un profesor del centro que se encargo de guiarnos y explicarnos lo que allí se hacia. Minuciosamente fue desgranando cada uno de los apartados o tipos de «estampa» que allí se realizaban a la vez que veíamos a diversos alumnos trabajar en el taller. Curioso y desconocido este Centro.

Nos esperaba el microbus para acercarnos a nuestra última parada del día: la iglesia da Nosa Señora do Camiño-Os Remedios. Esta iglesia de estilo renacentista y de los siglos XVI-XVII nos fue presentada por una beata o fiel de dicho lugar, dándonos una explicación profunda de todo el tema cristiano que el templo albergaba.
A una hora prudencial y comenzando a llover regresamos a Coruña contentos por el día que disfrutamos y porque el tiempo atmosférico nos respeto hasta el final.

CreativeQuico