Crónica de la charla de Manuel Toharia

Publicado por a 24 mayo, 2018

“LOS MUSEOS DE CIENCIA EN ESPAÑA”

 

Crónica de Manuela Méndez

 

En esta ocasión para conmemorar los 25 años de la AACC hemos tenido el privilegio de contar con Manuel Toharia. Podríamos quedarnos escuchándole horas y horas pero el MUNCYT tenía que cerrar.

Nos contó que acostumbrados a asistir a los museos para apreciar la exhibición de objetos valiosos, podía resultar un tanto extravagante la idea de salir de un museo con más preguntas de las que se ha entrado, pero ese era el objetivo. Transmitir cultura científica a la ciudadanía a través de la interactividad, el interés y la diversión, sin reglas.

El primer museo de ciencia interactivo fue el Exploratorium de San Francisco (1969) basado en una museología informal en el que el visitante, mediante su participación a través de experimentos sencillos se autoexplica procesos y conceptos de la ciencia. En España el primero de este tipo se montó en Barcelona en 1981 financiada por una entidad de crédito y un año después el Ayuntamiento de A Coruña creó el primer museo de este tipo, de titularidad totalmente pública, el Museo de la Casa de las Ciencias.

Con su particular modo de expresarse Toharia nos traslada 25 años atrás en el tiempo para contarnos el cómo y el porqué 10 locos decidieron fundar la Asociación de Amigos de la Casa de las Ciencias de la cual es su socio nº 001 y fue su primer presidente.

La ciencia no le pertenece a los científicos, le pertenece al pueblo y empieza por fin a tomar conciencia de este sentido de propiedad y ve este tipo de museos como una herramienta eficaz que complementa a la pedagogía . Un lugar donde divertirse y quizá aprender algo, llegando a resultados no importa si buenos o correctos. Así que ya sabes, si sales de nuestro querido museo de la Casa de las Ciencias con más preguntas de las que has entrado es que has aprovechado bien el tiempo y se habrá despertado un poco más tu curiosidad, igual que hemos salido nosotros de esta conferencia con Manuel Toahia.

Manuela Méndez